¿Incontinencia? Prueba con estos remedios naturales 

La incontinencia urinaria es una molestia sumamente incómoda, ya que las personas que la padecen sabe que consiste en la pérdida del control vesical, con las consecuencias psicológicas que ello implica al saber que uno no controla cuándo orina.

Para reforzar la autoestima del paciente es importante que quede claro en todo momento si se está ante un tipo de incontinencia crónica o si es pasajera, reversible.

Sin importar su estado o tipo, siempre existen remedios y curas naturales que pueden ayudarte a mejorar tu estilo de vida si padeces de este cuadro. Acá trajimos algunos para ti.

Hojas de gayuba

Las hojas de gayuba o uva de oso, la podrás encontrar en cualquier herbolario es bastante útil porque tiene propiedades anti inflamatorias y antisépticas para las vías urinarias. También. La forma de tomarla es en una infusión

Ingredientes

1 cucharada de hojas de gayuba

1 litro de agua

Modo de preparación

Se agrega una cucharada de hojas de gayuba por cada litro de agua para la infusión.

Toma una taza de esta infusión cada tres horas. No es nada recomendable y en superar las cuatro o cinco tazas al día.

Algo que tener en cuenta es que en caso de tener problemas renales o inflamación el consumo de este remedio está totalmente contraindicado y deberemos optar por algún otro de los ofrecidos.

 

Hojas de frambuesa

Es un antiflamatorio por excelencia y caoyubador del trafico del sistema urinario. La infusión de hojas de frambuesa, se prepara del mismo modo que la de hinojo y que cualquier infusión convencional.

Ingredientes

1 cucharada de hojas de frambuesa

1 taza de agua

Modo de preparación

Pon el agua a hervir y luego apaga el fuego para que incorpores las hojas de frambuesa.

Esperas 10 minutos antes de colar la infusión y beberla.

 La indicación es que te lo tomes una vez al día. Esta bebida te ayudará a fortalecer los músculos de la zona, por lo que la frecuencia de las pérdidas urinarias también se verá reducida.

Ajo

Era de esperarse que estuviera ya que el ajo sirve para casi todo. Por lo que es un gran aliado para las personas que padecen de incontinencia urinaria.

Ingredientes

1 cabeza de ajos

Un manojo de flores de espino blanco

1 litro de agua

Modo de preparación

Añade una cabeza de ajo machacado y un buen manojo de flores de espino blanco a un litro de agua hirviendo.

Al estar la solución bien caliente, cuela el líquido y lo viértelo en la bañera. Lo ideal es darte un baño una vez al día con este preparado.

 

Hinojo

El hinojo es una planta con propiedades diuréticas. Sí, puede

parecer contradictorio que este ingrediente ayude a contener la orina, lo cierto es que lo que hace es que sea mucho más sencillo el hecho de vaciar la vejiga por completo cada vez que se va al baño.

Así, posteriormente no quedan partes residuales que se puedan escapar al hacer esfuerzos a través de pérdidas molestas y tardará más en llenarse de nuevo.

Ingredientes

2 cucharadas de semillas de hinojo

1 taza de agua

Modo de preparación

  1. Calienta el agua y, cuando llegue a ebullición, añade las semillas de hinojo.
  2. Deja que se realice la decocción durante 10 minutos y colaremos la infusión.
  3. Esperas hasta que se enfríe antes de bébela. Tómala una vez al día

Agua templada

Una buena forma de combatir la incontinencia urinaria  es Intentanto fortalecer tus músculos

  • Te estrás preguntando ¿Cómo lo hago? Llena llena un bidé  con agua templada y siéntate. Luego, comienza a contraer todos los músculos de la región genital durante cinco segundos, y repite el ejercicio.
  • Descansa unos diez segundos y vuelve a contraer.
  • Repite el ejercicio dentro del agua hasta un total de 10 veces. Notarás como, poco a poco, tus músculos van ganando fuerza y esto hará que las pérdidas no sean tan frecuentes ni tan pronunciadas, lo que hará que ganes seguridad.

Plus

Algunos ejercicios, como acostarse de espaldas con las rodillas dobladas y los pies ligeramente separados, te permitirán contraer el recto, la uretra, y en el caso de las mujeres, también la vagina.

Recuerda mantener la zona en tensión y cuenta lentamente hasta tres.

Continúa con este sencillo gesto, liberando lentamente la tensión ejercida sobre los músculos y repite este proceso entre cinco y diez veces.

Se trata de un ejercicio que tendrás que acompañar con una respiración uniforme y cómoda y que te permita no tensar los músculos del estómago, los de los muslos o los de las nalgas.

Comprueba el abdomen con la mano para ver que el área del estómago está relajada y que no estás haciendo fuerza en la zona errónea.

Bueno hasta aquí las recomendaciones, esperamos te sean de utilidad para ayudarte con tu valiente lucha.

Con información de agencias

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *