Trucos maravillosos que puedes hacer con tu microondas (Parte I)

Uno de los aparatos modernos que más nos resuelve la vida, puede ser más útil de lo que crees ya que Gracias a su versatilidad el horno microondas puede tener muchos más usos aparte de calentar o descongelar la comida. Basta con seguir los pasos adecuados para conseguir buenos resultados

Existen muchas formas en las que el microondas puede ayudarte a salir de apuros.

Su principal ventaja es la gran rapidez con la que puedes preparar ciertas comidas que demorarían bastante tiempo en estar listas si las haces en la cocina.

Acá algunos trucos que van a desatar el poder oculto de tu horno microondas.

 

Cero lágrimas al picar cebollas

 

Si cuando rebanas cebollas pareces plañidera, amarás este truco:

Coloca a calentar las cebollas en el microondas durante 30 segundos y podrás cortarlas sin derramar ni una lágrima.

La razón de esto es cuando calientas las cebollas antes de cortarlas rompes parte de las enzimas que hacen que la cebolla libere gas sulfúrico y te hagan lagrimear.

Huevos revueltos

Sí, revueltos, prueba dejar tu sartén a un lado y usa la potencia de horno de microondas para prepararte un desayuno fácil y muy rápido.

 

Preparación:

 

  1. Toma un poco de leche y por supuesto los huevos y bátelos. Añade sal y pimienta al gusto y calienta a temperatura alta durante 45 segundos, dentro del microondas, obvio.
  2. Sácalos y con la ayuda de un tenedor bate vigorosamente, para luego volverlo a poner en el microondas por otros 30 a 45 segundos.
  3. Repite el proceso hasta que los huevos estén a tu gusto.

 

Maíz

Si deseas comerte unos jojotos (elotes), existe una opción de microondas.

Si optas hacerlos así, es mejor no pelar las mazorcas. En lugar de ello, deja las cáscaras. Estas atraparán la humedad y el calor en el interior y cocinarán los granos de maíz de manera uniforme.

Para hacerlos pon tu microondas en alta potencia y déjalas allí de 3 a 5 minutos.

De este modo, la hoja será mucho más fácil de quitar. Pero cuidado,

recuerda dejarlas reposar un par de minutos si no quieres sufrir quemaduras.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *